El IECO reivindica el papel de las motivaciones morales y espirituales en el ámbito del trabajo en Harvard

3 abril, 2014

Coloquios IECO-RCC lógica del don Matriz IECO motivación

El RCC de la Universidad de Harvard acoge la segunda edición del Coloquio Internacional IECO-RCC. Entre los asistentes, acudió el cónsul de España en Boston.

El segundo Coloquio Internacional IECO-RCC abordó la incidencia de las motivaciones en el trabajo y en la confianza organizativa. Fue moderado por William English, del Centro para la Ética Edmond J. Safra de la Universidad de Harvard, e intervinieron como ponentes: la profesora Sandra Waddock, de la Escuela de Dirección de Empresas del Boston College; Donna Hicks, del Centro para Asuntos Internacionales Weatherhead de la Universidad de Harvard; Tomás Baviera, del Instituto para la Ética en la Comunicación y las Organizaciones (IECO); y el profesor Manuel Guillén, de la Universitat de València y Director General del Instituto para la Ética en la Comunicación y las Organizaciones (IECO). El coloquio tuvo lugar el 3 de abril de 2014 en la sede del RCC (Real Colegio Complutense) en el campus de la Universidad de Harvard y asistieron una treintena de directivos y académicos del área de Boston.

En su introducción al coloquio, William English, de la Universidad de Harvard, subrayó la necesidad de revisar los presupuestos de las teorías más difundidas acerca de las motivaciones en busca de enfoques que superen concepciones del ser humano excesivamente egoístas y materialistas.

El profesor Guillén, de la Universitat de València, centró el debate en el análisis de las teorías clásicas de la motivación que se exponen habitualmente en las escuelas de negocio y en muchas universidades de todo el mundo. En su intervención propuso un modelo ampliado de las motivaciones en el que se incorporen de modo explícito la dimensión ética, espiritual y de donación y benevolencia. Esta última idea fue subrayada por Tomás Baviera, subdirector del IECO y doctor por la Universitat de València.

Baviera citó la conocida elegía de Miguel Hernández a su amigo Ramón Sijé para ilustrar de qué modo se cultivan relaciones en las que se busque el bien del otro, según lo propone Aristóteles. Este planteamiento también puede caber en las organizaciones, como recientemente ha señalado Michael Sandel. Baviera insistió en la necesidad de trascender una lógica exclusivamente instrumental en las relaciones profesionales para abrirse a una lógica del don capaz de mover a comportarse de modo desinteresado en el trato interpersonal dentro de las organizaciones.

Por su parte, la profesora Sandra Waddock, del Boston College, hizo hincapié en que los directivos de empresas fueran capaces de adquirir la “sabiduría práctica”, un conocimiento que sepa contribuir al interés común de la sociedad, no sólo aportando bienes y servicios verdaderamente útiles sino también buenos y estéticos.

En su intervención la profesora Donna Hicks, de la Universidad de Harvard, subrayó la idea de que no basta con reconocer la dignidad de los trabajadores para superar los conflictos en las organizaciones. Según Hicks, autora de un libro sobre la dignidad humana que ha sido betseller en EEUU, hay que tratar a cada persona conforme a su dignidad, con las implicaciones que esto tiene en las relaciones humanas en el ámbito profesional.

El turno posterior de preguntas a la mesa redonda manifestó el interés de los asistentes en reflexionar sobre la ética y su papel para conformar organizaciones más humanas. El público estaba integrado por académicos de más de una decena de prestigiosas universidades y por directivos de conocidas empresas de Massachusetts. También acudió al acto el cónsul de España en Boston, D. Julio Núñez Montesinos.