Académicos y empresarios proponen en Harvard modos para humanizar las empresas

9 mayo, 2018

El IECO plantea en su Sexto Coloquio en Harvard si, intangibles como la confianza, el flourishing o desarrollo humano integral y el trabajo con sentido, pueden contribuir de forma práctica a humanizar las empresas.

“Gestión basada en la Confianza: modos prácticos de humanizar las empresas” ha sido el título de la sexta edición del Coloquio anual IECO-RCC Harvard que ha tenido lugar el pasado 22 de marzo y que ha reunido a una treintena de académicos y profesionales del área de Boston, Texas, Washington y Chicago.

Esta iniciativa fue concebida hace cinco años por el profesor Manuel Guillén, Fundador y Director del IECO y de la Cátedra de Ética Empresarial IECO-UV y actualmente Representante de la Universitat de València en el Real Colegio Complutense en Harvard. Desde 2016, el evento ha sido coorganizado y apoyado por el Abigail Adams Institute. Este año, ha contado además con el apoyo y la participación de empresarios valencianos que patrocinan la Cátedra: RNB y RGIB (Royo Group International Bathroom). El objetivo de estos Coloquios internacionales es promover discusiones interdisciplinares sobre temas relacionados con la ética empresarial y la confianza en las organizaciones.

La presente edición ha tenido como moderador a Danilo Petranovich, Director del Abigail Adams Institute, y ha contado con la presencia de dos académicos de la Universidad de Harvard, Tyler VanderWeele y Donna Hicks. Por parte de la Cátedra IECO-Universidad de Valencia ha intervenido Alejandro Cañadas desde Maryland. Como novedad, en el Coloquio de este año han participado dos empresarios valencianos, Aurelio Tornero (Director General de RNB) y Nicolás Salvador (Director Financiero de RGIB). En sus intervenciones, plagadas de ejemplos y anécdotas, han aportado la visión práctica de su quehacer diario sobre cómo hacer de sus organizaciones entornos más humanos que contribuyan, con pequeños y grandes gestos, a favorecer el desarrollo personal y profesional de sus empleados.

En su exposición, Tyler VanderWeele de la T.H. Chan School of Public Health de Harvard, se centró en el proyecto de investigación que desarrolla en varias multinacionales. Planteó cómo medir el flourishing en el entorno del trabajo, el cual define como el desarrollo humano integral que se alcanza cuando todos los aspectos de la vida de una persona son buenos. Ha explicado que, para medir un concepto tan amplio e intangible, ha puesto en diálogo las disciplinas de la Psicología y de la Filosofía. Como resultado ha establecido 5 dominios que, por ser un fin en si mismos y universalmente deseados, se puede considerar que contribuyen al desarrollo humano completo: felicidad y satisfacción en la vida; salud física y mental; significado y propósito en la vida; virtud y carácter; y relaciones sociales cercanas. Sus investigaciones han demostrado que medir estos parámetros tiene relevancia para las organizaciones ya que el flourishing contribuye, entre otros, a aumentar la productividad de los empleados, la calidad de su trabajo, su satisfacción personal y su nivel de compromiso con la empresa.

Donna Hicks, del Weatherhead Center for International Affairs de la Universidad de Harvard, defendió un enfoque “positivo” para la construcción de confianza y el flourishing de los trabajadores en las organizaciones desde el marco de la dignidad. Ha explicado que honrar la dignidad de los demás hace más fácil y rápida la conexión con los que nos rodean y constituye una vía para dar sentido a nuestra vida. En el lugar de trabajo, brinda una excelente oportunidad para intercambiar micro momentos de resonancia positiva y amor con los demás. Asimismo, puso de manifiesto que liderar con dignidad supone conectar con el concepto de seguridad. No en sentido físico sino seguridad por ejemplo para decir a los superiores lo que no va bien. Los directivos que sean expertos en crear estos momentos de conexión con sus empleados generarán confianza con sus trabajadores y contribuirán a su bienestar y a crear una cultura saludable dentro de la organización. No solo se desarrollarán las personas, sino que, al mismo tiempo, crecerá y prosperará la organización.

En una exposición muy práctica y visual, Aurelio Tornero, Director General de RNB explicó cuál es el ADN o la “esencia” de su organización, dedicada precisamente a la elaboración de esencias (perfumes) y productos cosméticos. En esta empresa valenciana, uno de los líderes nacionales en su mercado, creen firmemente que cada persona en la organización tiene “la misma dignidad aunque distinta responsabilidad”. Y esto es algo que no figura solamente en la descripción de sus valores en la web, sino que define su cultura organizativa porque procuran ponerlo en práctica en el día a día. Este es el particular enfoque de la ética empresarial que se vive en RNB a través de lo que han llamado “la revolución de las cosas pequeñas”, donde cada pequeño detalle en el trabajo diario importa, y donde se demuestra que hay una preocupación real por las personas y el trabajo bien hecho.

Asimismo, Nicolás Salvador, Director financiero de RGIB, una de las tres firmas líderes en Europa en el sector de muebles de baño, habló de la importancia que tienen los equipos humanos para la organización. En RGIB están convencidos de que si tu equipo es bueno, serás bueno y, si tu equipo no funciona bien, tú tendrás un bajo rendimiento. Así como cualquier persona a título individual no es imprescindible ni perfecta, los equipos sí que pueden serlo. El buen ejemplo es esencial para lograr que la empresa avance en todos los sentidos y una muestra de buenas prácticas en la empresa es lo que ellos denominan fomentar el “rumor positivo”. Consiste en darle la vuelta al rumor o chismorreo -algo innato a las personas, de difícil control y con connotaciones negativas- haciendo que se rumoreen pequeñas cosas positivas que ayudan a progresar. Darle voz a resultados positivos y pequeños logros que generan confianza y que hacen que las personas se sientan realmente motivadas y comprometidas con la organización, siendo “conductores”, con iniciativa y aportando valor, y no meros “pasajeros”.

Por último, en su intervención on line Alejandro Cañadas, investigador del IECO y Profesor de Economía en la Universidad de Mount St. Mary’s (Maryland) reflexionó sobre la idea de que hay una bondad intrínseca en las empresas que se manifiesta en su contribución al bien común, algo cada vez más exigido por la sociedad a las empresas, tanto públicas como privadas. Es lo que ha denominado como “Ecología humana”, un propósito social o contribución positiva a la sociedad que pueda medirse en términos de: los beneficios económicos que consigue, lo que aporta al planeta, al desarrollo de las personas y a la calidad ética de la propia organización. Además, el profesor Cañadas defendió que es posible hablar de una llamada en los líderes empresariales y en los trabajadores para servir a los demás y a la sociedad. Una especie de vocación que una vez descubierta ayuda a cada uno a dar lo mejor de si mismo en el lugar de trabajo, favoreciendo el flourishing o bienestar humano completo a todos los niveles.

Todas las intervenciones originaron gran interés entre los asistentes y dieron pie para que, al final del Coloquio, se suscitara un animado diálogo ente los ponentes y los más de treinta académicos y profesionales del área de Boston, Texas, Washington y Chicago que pudieron acercarse al RCC a pesar de las restricciones en el transporte por la tormenta de nieve que había anunciada.

El coloquio, grabado por el servicio audiovisual de la Universidad de Harvard, está disponible en el canal de YouTube de esta prestigiosa universidad norteamericana.

 

“Trust Based Management: practical ways of humanizing business”

También es posible acceder a las grabaciones de las ediciones anteriores de los Coloquios haciendo click sobre el título de cada edición: